Caminos del cuerpo en el alma: KAZULI LIVE 2020

 

Por Joel Cruz

Foto: Yuba Alejandra para Laura Phoenix Dance Company

Desde nuestra anterior nota LAURA PHOENIX en mayo: Danza sin fronteras, ya habíamos tenido la posibilidad de mencionar a Kazuli 2020 en su versión seis, especial en el acercamiento de sus protagonistas con el público desde las imágenes en movimiento y los enlaces de red. No contentos con su simple promoción, quisimos conversar con tres de sus bailarinas estelares, en una dimensión de su filosofía artística, buscando más allá de lo que nuestras miradas espectadoras logran usualmente captar. Hallamos gratas sorpresas en sus palabras.

Aisha Najah

1. En pocas ocasiones nos detenemos a consultar sobre aquellos puntos en común de dos vocaciones en un artista. ¿Cómo alguien de las ciencias de la salud se involucra en la Danza de Vientre? ¿Cómo las unes?

Es curioso, pues primero fue la danza y luego la enfermería. Bailé por primera vez a los 9 años en mi colegio ‘Ojos así’ de Shakira. Como muchos bellydancers, amé poder expresarme de otra manera; pasó un tiempo y tuve un periodo de latencia por así decirlo, hasta que ingresé a la universidad.

Escuchaba muchas canciones turcas, árabes, libanesas y demás mundos mágicos que hacían casi imposible no mover las caderas. Estudiar enfermería no era fácil no quedaba mucho tiempo, pero el tiempo que me quedaba lo utilizaba para bailar en la sala de mi casa o frente al espejo del baño. De manera bastante discreta, la danza se iba apropiando de mi mundo.

He podido integrarlas de una manera muy bella: siendo estudiante, experimentaba el cuidado de enfermería por medio de la danza. En el 2011 hice un trabajo titulado “Arte, Música y Danza: Pilares Del Cuidado Cultural Y Espiritual”, ponencia que sustenté en la Universidad de Antioquia y en Jornadas de Promoción de la Salud en Neuquén (Argentina) en el 2013. Trabajé con gestantes en cursos de preparación para la maternidad, estimulación intrauterina con música y danza del vientre. En el posparto, la danza me permitía transmitirles a mis pacientes el valor de la autoestima, disminuir el riesgo de padecer depresión posparto y claro está, incentivar a las nuevas madres en la recuperación de su figura. ¡Era fantástico! Es inmensa la relación entre la danza, la música y el cuidado de enfermería. La he aplicado con niños, adultos mayores, grupos de mujeres, personas con problemas de adicciones que tenían por momentos un escape de su realidad. 

Video: Laura Phoenix Dance Company

2. Desde la música del Medio Oriente, pasando por el Tribal Fusion y hasta las improvisaciones que adoptas en tu técnica ¿qué has disfrutado con mayor intensidad durante todo el camino?

La diversidad de la danza, la capacidad del cerebro para asimilar la música y hacer de ella el movimiento en el “aquí y ahora”, la adrenalina de la creación en el momento. En las oportunidades que tuve para bailar en grupo o tribu, crear piezas coreográficas que exigieran una musicalidad muy ajustada al tempo, ser un instrumento más y estimular las lateralidades no dominantes, algo que aprendí con Caro Dumanni, muy retador. Pero bailar en solitario me permite una expresión más propia, acorde a cómo me siento en el momento. La expresividad, los movimientos fluidos y el transmitir un mensaje, son de otro mundo. Eso lo aprendí con Laura Phoenix y Mateo Vargas en LPDC.

3. Por estos días se ha hablado sobre el poder de sanación del arte ¿Qué opinas al respecto?

Estoy totalmente de acuerdo, el arte es tan necesario como las ciencias en estos momentos. Siento que el arte es lo que nos ha permitido enfrentar la situación actual con otras armas. La música, el cine, la danza, tienen una fuerza que une, construye y afianza lo que somos. Me alegra poder contar con la danza, ser enfermera en esta situación afecta de maneras incontables que solo bailando me permito escapar. En definitiva sana, como enfermera y bailarina lo puedo comprobar.

Video: Foto: Aisha Najah

 Ángel Manaar

1. Tu preferencia en la danza es puntual. ¿Cómo ves la atracción del Estilo Clásico Egipcio enfocado a nuevas generaciones?

Es un poco complicado atraer a las nuevas generaciones al Estilo Clásico Egipcio por diversas razones: Primero porque en la sociedad actual se da mucho más valor a lo nuevo, con el fin de mantener andando la maquinaria capitalista que desecha lo antiguo para impulsar el consumo. También porque muchas de las personas que se dedican a la Danza Oriental han manejado un doble discurso donde, por un lado, utilizan para su mercadeo la importancia de las raíces tradicionales de esta danza (o le dan propósitos holísticos o mágicos) y por otro, desnaturalizan su práctica al imponer estilos “novedosos”, casi totalmente alejados de la cultura que da origen a esta manifestación.

Con la excusa de la innovación se adjudican el permiso de usar la cultura de otros para su lucro personal. Igualmente, muchos árabes han optado por ignorar o dejar en manos de extranjeros la práctica de la Danza por razones religiosas o sociales. Sin embargo, existen personas alrededor de todo el mundo que se han dedicado a continuar difundiendo este estilo y en general el arte y la cultura de los países de Oriente Medio, apoyándose en la importancia que tiene para la humanidad el conocimiento de su historia, y realizando un importante e incansable ejercicio de memoria colectiva a través de los cuerpos danzantes que se expresan con el Estilo Clásico Egipcio. Entonces, atraer a las nuevas generaciones a este estilo depende por supuesto de su difusión, y sobre todo del amor que se inculque en ellas por el patrimonio cultural de la humanidad.

Video: Ángel Manaar (YouTube)

2. El baile como tradición y manifestación cultural rompe los esquemas tecnológicos del siglo XXI. ¿Lo crees así?

Así es. Se ha difundido la idea de que las nuevas tendencias artísticas, las nuevas tecnologías o los nuevos sucesos históricos dejan obsoletas las anteriores manifestaciones. Pero en realidad nunca podrá ser obsoleta la vocación humana por lo ritual, y la danza como ritual destruye los moldes en los que se le quiera encajar, llevando a los seres a vivir la trascendencia a través del contacto físico y espiritual con los demás.

3. Toda intención de expresarse nace de algo básico, que eventualmente toma forma. Si hubiera una palabra justo ahora, que pueda envolver tus primeras incursiones en el arte hasta lo que has conseguido hoy ¿cuál sería?

Identidad.

Foto: Sandra Peñarete para Angel Mannar Belly Dancer Superstar

Carolina Velosa

1. Sabemos que la primera etapa de tu formación en el país fue variada, para luego dar un gran salto en Argentina, consolidando tu proyección profesional. Hablemos inicialmente de tu experiencia allí, lo que encontraste y esa percepción de la danza árabe en dicho lugar.

¡Ufff! bueno, yo viajé en una época en la que no existían muchas academias formales aquí en Colombia, y la formación aquí todavía era muy básica, yo sentía que para ese momento sabía mucho y llegaría a simplemente perfeccionarme en Argentina, pero ¡nooooo!, nada que ver. Al pisar el suelo argentino, me di cuenta que en la danza yo solo estaba en los primeros escalones de una escalera de muchísimos pisos. ¡El  nivel allá es sorprendente! Academias por todo lado, una mejor que la otra; eventos, galas, seminarios, workshop cada día, etcétera. Allá si toman a la formación artística muy en serio, como una carrera profesional y con la seriedad que merece. Como estudiante, tienes que esforzarte de verdad. Los profesores y grandes artistas lo logran ser, gracias a verdadera formación de años, así que tuve prácticamente que iniciar de nuevo. Por eso, una estadía que en principio era de un año, se convirtió en una de 5 años, hasta que finalicé la carrera.

Video: Carolina Velosa

2. Tu vínculo con éste lenguaje corporal te motivó para trasmitir a los demás lo que has aprendido en años. ¿Cómo lo afrontas en situaciones tan del 2020, donde el contacto personal es muy distante?

¡Me tocó a las malas, como a muchos! durante tiempo atrás ya me había planteado crear un curso online, pero estaba negada a incluirme en esa nueva modalidad, justamente porque sentía que no se podría trasmitir igual que en las clases presenciales. Pero viene el Covit y te obliga; tuve que adaptarme a sí o sí dictar las clases de esa manera, pero con paciencia de parte mía y de la alumna lo hemos podido sobrellevar. Buscar métodos y formas de expresión en la que puedas lograr dictar una clase de éste modo, también me ha hecho crecer y plantearme muchos recursos extra.

3.Después de estar conectada con tantos eventos dentro y fuera de Colombia por casi dos décadas, ¿puedes definirnos cómo ha evolucionado tu pasión por esta disciplina en especial?

La pasión sigue vigente, igual o más que cuando inicié. Con el pasar de los años vas valorando más el recorrido que tuviste que hacer y vas viendo que todos esos esfuerzos por asistir a tal o cual seminario, a ir a participar en tal festival de tal país, valieron totalmente la pena. Mi danza también se trasformó, mi modo de hacerla y de enseñarla se va modificando. Aparte, todo eso ha hecho que en general en Colombia también crezca este gremio. Fomentar y ser parte de eso, es totalmente satisfactorio. Tú también empezar a ser creadora de espacios de danza, de festivales, de traer artistas internacionales, que no solo sea ir a tal país, sino que también vean a Colombia como un creador de esto y que artistas quieran venir a estudiar aquí para tus festivales, nos posiciona mucho más.

Foto: Carolina Velosa

¡No lo olviden! Kazuli 2020 vía Facebook Live el próximo 30 de mayo a las 19:00 h (hora Colombia). Aporte voluntario.

Video: Laura Phoenix Dance Company